La semana pasada El País publicó un interesante artículo sobre el “lenguaje joven”. Decía que las expresiones “de moda” tienen una enorme penetración social, pero son muy efímeras.

El artículo ponía como ejemplo la palabra forrest, usada como sinónimo de subnormal barra imbécil barra gilipollas “hace más de una década”.

Al leerlo me sentí moderadamente viejo. A mí me llamaron forrest alguna vez, estoy seguro. Qué tiempos aquellos.

En lo que llevamos de semana, mi moderada sensación de viejo ha ido perdiendo buena parte de su moderación. Primero se muere Chema, el panadero de Barrio Sésamo, indiscutible icono de mi generación y luego, acto seguido, el Teletexto va y cumple 20 años.

El Teletexto, aquel Invento Que Iba A Revolucionar Nuestras Vidas y que acabó siendo la mayor mierda inventada por el hombre tras el Laser Disc. El hermano forrest de Internet.

Para ser sincero, tengo que decir que mi padre aún consulta el Teletexto para ver los resultados del fútbol. Yo intento convencerle de que no lo haga, es mayor y con tanto colorín le puede dar una embolia. No hay nada que hacer, para mi padre el Teletexto es el futuro.

Pero, ¿sabéis qué? El futuro no es eso. Ni el Blueray. Ni la Realidad Virtual. No. El futuro lo ha descubierto Televisión Española. Y es esto:

¡EL TELETEXTO EN INTERNET!

Gracias a Jose A. Perez en Mi mesa cojea

Anuncios