Afortunadamente, hoy podemos todavía evadirnos con noticias aún más absurdas que la injusta muerte de un trabajador casado y con un hijo.