Cómo nos gusta hacer daño… nuestro monarca tiene un simple tropezón (afortunadamente el primero de los españoles es un deportista consumado y se recupera agilmente):

Y nos falta tiempo para empezar con la guasa, los montajes y el cachondeíto:

Y encima lo dejan ahí, al alcance de una simple búsqueda en youtube… se están perdiendo los valores y el respeto, que pena.

Anuncios