En los cines no hay piquetes, así que aprovechen para ver la última película del director más sugerente, y malinterpretado, de los últimos años.

Que sí, que hace dos años nos decepcionó un poco (más por el desarrollo que por el planteamiento, que es tan brillante como el del resto de sus películas), pero aún así asomar la cabeza por su universo personal es algo siempre estimulante y recomendable.

Desaconsejable para los que siguen pensando que “Señales” es una película de extraterrestes.

Anuncios