Espantados nos hemos quedado con la noticia que aparecía ayer en la portada de todos los periódicos. Dos niñas gitanas mueren ahogadas en una playa de Nápoles mientras los bañistas siguen su día de playa como si nada.

A falta de noticias fresca en plena época estival, buenas son las conmociones internacionales. Más si suceden en una playa. ¿La tragedia es la muerte o la indiferencia? Lo primero es un hecho palpable y tremendo, pero no deja de ser un accidente. Las dos adolescentes se dieron voluntariamente un baño en una zona peligrosa. Muchos bañistas mueren diariamente a lo largo y ancho del mundo sin que la noticia sobrepase las fronteras de la prensa local. Pero, amigo, ay, que son dos gitanas, y en plena Italia ¿Las habrá ahogado el mismísimo Berlusconi con sus manos?

Recordemos el caso parecido sucedido en Zahara de los Atunes, en Cádiz, hace varios años. El fotógrafo premio Pulitzer Javier Bauluz realizó la siguiente fotografía a un inmigrante ahogado durante el naufragio de una patera:

El mismo horror, pero en ángulo opuesto. El periodista Arcadi Espada puso a parir al fotógrafo por una supuesta manipulación. Digamos que el contexto real de la escena fue retocada por Bauluz para recoger lo que le interesaba y resaltar la indiferencia de la pareja bañista. Al parecer los españoles somos igual de cabrones que los italianos, solo que nos va la marcha con los moros más que con los gitanos.

El Consejo de la Información de Cataluña le dio para el pelo a Espada. De la foto nunca más se supo. La Vanguardia sacó una infografía sobre la toma de dicha foto. La verdad es que da mucho que pensar, por muy profesional que sea Javier Bauluz:

A la izquierda un plano general de la playa, con la policía acordonando la zona antes de que el juez levantara el cadáver. A la derecha un esquema de cómo se tomó la foto. La pareja está muy alejada, sin embargo parece que toman el sol al lado del muerto. Idéntico al caso italiano. ¿Han visto hoy alguna fotografía de la playa napolitana, aparte de la que todos los periódicos muestran? Las medias verdades también son tragedias.

Anuncios