Es uno de los inconvenientes de la guerra preventiva. Sólo resulta efectiva, y no siempre, cuando procede de un Estado poderoso que se puede valer por sí mismo aun a riesgo de despertar la condena internacional. Está fuera del alcance de un pais pequeño como Georgia que se las ve con un gigante sin demasiados escrupulos.

[…]

Una vez más, Putin convence a los rusos de que su pasado imperial no tiene por qué quedar sepultado en los libros de historia. El imperio del Este ha vuelto. Los georgianos acaban de sufrirlo y los demas vecinos de Rusia tienen tiempo para digerir la lección.

Un magnífico análisis del conflicto georgiano-ruso, visto en Guerra Eterna.

Anuncios