Es el único adjetivo que se me viene a la cabeza cuando recuerdo las imágenes de los reporteros de “Está pasando” persiguiendo a los familiares de las víctimas del accidente de esta tarde, llegando a retener a alguno de ellos asiéndolo del brazo. Seguro que no han sido los únicos, pero sí me han parecido los peores, algo lógico al ser ahora mismo el máximo exponente del amarillismo y de la televisión hecha putrefacción.

Y mientras, los blogs dando lecciones de participación y de información veraz e independiente, como es el caso del magnífico post de esta tarde de Microsiervos. Ahora entiendo mejor por qué tanto periodista mediocre teme y despotrica de la blogosfera.

Anuncios