Gracias a Ramón, de Gaceta