Las cinco claves de la garantía del ahorro frente a la crisis, o las preguntas que siempre quisiste hacer a tu cuñado financiero y nunca te atreviste a preguntar:

¿Están los ahorros seguros en los bancos?

Existe un instrumento, el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), financiado por aportaciones del conjunto de la banca y el Banco de España, que tiene la obligación legal de dotar con estos fondos a las entidades en caso de una crisis en alguna de ellas.

¿Se podrá recibir todo el dinero depositado?

El FGD sólo garantiza al usuario 20.000 euros por entidad. Lo recomendable, si existe alguna duda, es diversificar en varias entidades los ahorros en paquetes de hasta 20.000 euros. No hay que fiarse de cualquier oferta de alta rentabilidad. Conviene comprobar que la entidad está inscrita en el Banco de España.

¿Puede trasladarse la crisis financiera internacional a España?

Los expertos dicen que la gran banca española no presenta signos de debilidad. De ahí que el Banco Santander aparezca en todas las quinielas para hacerse con activos de los bancos contaminados. En cuanto a otros segmentos financieros, si la morosidad empieza a obligar a fuerte dotaciones, es muy posible que empiecen a producirse situaciones de concentración y de fusión.

¿Son rigurosos los controles?

La experiencia de la crisis bancaria de los años 80 fortaleció el sistema y la regulación. El Banco de España se observa desde el exterior como un modelo en la supervisión por su rigor en el tratamiento de las actividades fuera de balance y la exigencia en las provisiones por fallidos de las entidades. El sistema financiero español, basado sobre todo en la banca comercial tradicional, aparece como bien capitalizado, regulado y eficiente.

¿En qué elementos basa la supervisión del Banco de España?

El modelo se compone de cuatro elementos, en línea con los estándares internacionales más reconocidos: una regulación efectiva, que incluye normas de acceso y de ejercicio de la actividad; un sistema de supervisión continuada de las entidades con información periódica e inspecciones; medidas correctoras a la vista de la situación de las entidades (requerimientos, planes de saneamiento, intervención y sustitución de administradores); y un régimen disciplinario y sancionador que puede afectar a las entidades y a sus administradores.

Gracias a El Mundo Economía

Anuncios