Primer mandamiento:  Despide al personal que no está rindiendo como debiera, en momentos dificultosos como éstos todos debemos arrimar el hombro, sin escudarnos en vagas excusas:

Despiden a una mujer que se encuentra en coma, por faltas repetidas al trabajo.

Vía elmundo.es

Anuncios