Gallardón prohibe los hombres-anuncio de toda la vida, alegando que ataca a la dignidad de la persona. No como las prostitutas que rozan la minoría de edad en la calle Montera, en pleno corazón madrileño. Esas son dignísimas.

Anuncios