mayo 2007


 

Nació en tiempos de dudas, en plena transición, y ha sido mordaz y corrosivo cronista de estas tres décadas de democracia. Tan certera ha sido siempre su visión de la realidad que su primera portada (la de arriba) es de tan plena vigencia como cuando fue publicada.

Felicidades, y que sean muchos más.

Anuncios

En el año 2003 el PP nos ganó por 400 concejales. En el año 2007 el PSOE ha ganado por más de 800 concejales. El PP ha obtenido una mínima ventaja en votos, que se debe, exclusivamente, a los resultados en la ciudad de Madrid, sin los cuales el PSOE habría logrado 250.000 votos más que el PP.

Pepe Blanco, en la noche de las elecciones. El ejercicio de excluir a Madrid capital del cómputo ha sido bravamente denostado en la mañanas radiofónicas de estos tres últimos días. No seré yo quien defienda con frecuencia los fondos y las formas de Blanco, pero también pienso que es una interesante reflexión. Y nada despreciable. Me explico.

El PP ha sacado en Madrid 388.745 votos más que PSOE. A nivel nacional este diferencial es de 155.991. Esto quiere decir que, ciertamente, si Madrid no existiera, el PSOE aventajaría a PP en 232.754 votos. Esto, aunque parezca absurdo, sí tiene una traducción suculenta de cara a las generales, que son las que realmente interesan a Pepiño. Estos 388.745 votos se traducen en 16 concejales de diferencia para las municipales, con unos resultados de 56% PP y 31% PSOE, pero sólo equivaldrían a ocho diputados por la provincia de Madrid aplicando estos porcentajes. Eso contando con que el PP en toda la provincia y en las generales mantuviera la ventaja de las municipales, cosa que jamás ha ocurrido. Con ocho diputados el PP no tiene ni para empezar. Todavía le quedan otros ocho para alcanzar al PSOE, considerando los resultados de 2004. Zapatero debería repartir varias decenas de Sebastianes por las capitales de provincia para conceder a Rajoy el resultado que tanto sueña.

Al fin un cutreconcurso de futuras estrellas me hace levantar la vista del portátil. Factor X representa una nueva vuelta de tuerca al triunfitismo. Una alternativa a las lentejuelas saltarinas de la Igartiburu, que ojalá se diluyan en el olvido. Como siempre, un jurado snobista y fullero que se interpreta a sí mismo, babeando los medios de aquel tal Risto. De Factor X me quedo con dos cosas:

  • El altísimo nivel de friquismo integral, elevado a la máxima potencia en el caso de Silvia Padilla y sus impagables temas Aprende esto en cabeza ajena, Desde esa silla de ruedas y el tan repetido y reciclado Ponte el cinturón, segura canción del verano.
  • La reina del fado español y segura ganadora del concurso, María Villalón, envolvente y tierna, remedando a Madredeus como una condenada. María, porfi, abandona ahora mismo ese plató de necios y entrégate a Rodrigo Leao. Él te convertirá en una reina.

Liniers estrena página

Las portadas de esta mañana, con sus correspondientes interpretaciones de la noche electoral de ayer:

  • El Pais: El PSOE gana poder local, pero el PP se impone en votos tras arrasar en Madrid.
  • El Mundo: El PP gana las municipales arrasando en Madrid pero pierde Baleares y Navarra.
  • ABC: El PP gana las municipales y arrasa en Madrid y Valencia.
  • La Razón: Rajoy gana las primarias.
  • Periodista Digital: La derrota más personal del presidente Zapatero.

Y yo sigo sin ver por qué dicen que la izquierda domina los medios…

Perplejo me dejó el abuelo ante su nuevo invento. Supongo que lo que desea es conseguir su propia Pedalina reciclando lo que encuentre en el trastero. Cosas veredes, Sancho.

(Visto en El Mundo)

Página siguiente »