noviembre 2008


No más mocosos arrojando perdigones de papel con un bic desmontado. Por favor, padre, aparta de mi este cáliz. No soporto los tangas, los piercing y las fotos de Robbie Williams. Estoy cansado de escuchar asignaturas estúpidas que intentan convertir a los niños en paletos socializados. Estoy horripilado de que un mocoso de pantalones caídos le escupa a la cara a un profesor y luego además venga el padre a partírsela. No quiero ser portada de los peridódicos para ocultar las auténticas tragedias de este país. Dadme un buen lugar desde donde contemplar el mundo. Un escote prominente de aspirante a Britney Spears frustrada. Junto al timon del cola del Endeavour. De llavero de Pepe Bono. Te lo juro padre, que sobre una pizarra no sirvo de nada. Los niños no me hacen ni puñetero caso.

crucifijo

Anuncios

Acabo de escuchar el programa de Julia Otero en Onda Cero, hoy centrado en el tema del maltrato a las mujeres, como no podía ser de otra manera tal día como hoy. En el último minuto ha salido a micrófonos la ex juez decana de Barcelona y actual magistrada María Sanahuja. Esta señora se ha hecho famosa en los medios por advertir de un posible abuso de denuncias de violencia doméstica por parte de mujeres que pretenden por esta vía ganar terreno en los casos de divorcio.

Atónito me he quedado cuando Julia Otero y Pilar Rahola han denostado muy educadamente la opinión de la magistrada, que por cierto no hacía más que sembrar grandes verdades como puños sin menospreciar en absoluto al colectivo de maltratadas. ¿Se puede sostener por sí mismo el espíritu de una ley que antepone la vía penal a cualquier otra solución? ¿Existe alguna otra parte del mundo, a excepción de Irán o China, donde el simple testimonio de una mujer te puede llevar a abandonar tu ciudad, tu domicilio o ir a la carcel sin una investigación previa? ¿Sin tener en cuenta cualquier otra vía que esclarezca los hechos? Estamos matando a muchas mujeres, pero también enterrando en vida a muchos hombres.

3045796314_20efb43a23_o

Pinchar para ver más grande.

Vía Geek in love.

¿Puede un hombre de izquierdas hablar mal de la cúpula de Barceló en público? La respuesta es SI. En esta España polarizada donde el libre albedrío es herejía, el arte de vanguardia se convierte en religión. Parece que no reirle las gracias al pintor de moda es algo insolente, necio y cavernario. Hasta el Rey se quita el sombrero ante tamaña estafa. Pero, cuestiones económicas aparte ¿qué persona de bien en sus sano juicio puede opinar que un techo de estalactitas coloreadas es una de las mayores obras del arte del siglo XXI? Es el traje nuevo del rey, que todos alaban hasta que el niño lo ve desnudo. El arte de vanguardia, como tal arte que es, es la exaltación del espíritu, el hombre como verso suelto en la poesía de la naturaleza. Tiene el valor que debe de tener. Si Barceló ama a su obra y ama la Alianza de Civilizaciones, debería hacer su obra gratis. Para que done yo mi trabajo en forma de impuestos, que done él el suyo (que no, que no soy de derechas por defender lo que pago con mis impuestos, ese es el tópico que siempre tenemos que tragar). Bueno, sí, dicen, será cuestión de gusto, pero a nadie deja indiferente. Mire usted, un fresco de una hectárea con los teletubbies al temple tampoco deja indiferente a nadie, pero no es arte. Y es que el arte de vanguardia es una gran estafa, salvando la intención primera, es decir, la ocurrencia. Es ingenioso pintar la taza de un vater de amarillo, encender encima una vela y entrecerrar la tapa con cubos de Rubik, pero el esfuerzo es nimio en comparación con el trabajo de cualquier cristiano, y hacer una cuantificación económica un arriesgado ejercicio de especulación mobiliaria. Así que, los de derechas, ya saben, rajen a gusto, porque tienen parte de razón. Ahora, no me vengan como defensores de la solidaridad, la ayuda al tercer mundo y los fondos de ayuda al desarrollo, porque ese cuento no se lo cree ni la madre que parió a Barceló.

SUIZA ARTE

“Las placas que los etarras colocaron al coche robado no es que fueran falsas, sino que no podían existir, correspondían a otro tiempo. No es que doblen mal las placas sino que eran evidentemente imposibles”

Alfredo Rubalcaba, sobre la detención de Txeroki

apetece

Entra en recesión la segunda economía del planeta.

Hola Juanma, ¿crees que el público español aceptaría de buen grado películas en euskera, catalán o gallego en sus salas?Es una lástima que el cine de Marc Recha, el de Francesc Bellmunt o el de Ventura Pons no llegue en V.O. a los cines de (como mínimo!) Valencia. ¿O es que el “cine español” se refiere de forma excluyente a “cine en español”?

Así parece, vivimos en un país con una lengua muy predominante ke es el castellano, y ke ha triunfado en todo el mundo. Esa realidad extraordinaria perjudica sin embargo a otras lenguas hermosas ke conviven con ella.
Juanma Bajo Ulloa, amante del “kastellano”.

Página siguiente »