mayo 2008


Cómo nos gusta hacer daño… nuestro monarca tiene un simple tropezón (afortunadamente el primero de los españoles es un deportista consumado y se recupera agilmente):

Y nos falta tiempo para empezar con la guasa, los montajes y el cachondeíto:

Y encima lo dejan ahí, al alcance de una simple búsqueda en youtube… se están perdiendo los valores y el respeto, que pena.

Anuncios

Losantos se queda solo en el juicio con Gallardón.

Hubo un tiempo en el que los cines eran sólo de verano. Las butacas no eran sino madera pelada, y los niños vestían pantalón corto a la altura de la ingle hechos con retazos de la camisa. Los caramelos se vendían a cinco por una perra gorda, y eran tan duros y empalagosos que al final de la película todavía bailaban en la boca intactos. Al principio de cada película sonaba un himno triunfal, patriótico; una serie de imágenes desfilaban en la pantalla al son de una vocecilla nasal y ridícula que endiosaba las hazañas de un general enano. A aquel adefesio le llamaban NODO.

De aquello nada quedó. Al enano un día le dio un soponcio, cambiaron el documental por un logo de THX, las niñas le robaron el minipantalón a los niños, y estos a su vez lo cambiaron por un vaquero con los calzoncillos al aire. Ya nadie se sienta en la última butaca a tomarse las manos. Un Seat León es suficientemente espacioso para retozar desnudos.

Hoy nos persigue otro NODO del que no hay forma de deshacerse. Se llama Festival de Eurovisión, y surgió en su día como escaparate imprescindible para la Unión Europea de Radiodifusión en unos tiempos en los que no había internet, ni video, ni tele a color, y lo más redondo que habían visto los niños españoles era un melón. Entonces era necesario aquel vetusto escudo de Eurovisión con la famosa sintonía de Charpentier, tan solemne y añeja como la del NODO. Nadie consigue extirpar aquel cutrerío pop-dance liviano, como ya hiciéramos con la abominable OTI. Nadie puede fulminar al enano. Hemos enviado a un agente especial. A la élite de la defenestración televisiva. Pero no lo captan. Siguen pensando que todo ha sido una broma. ¿No lo veis? Era el principio del fin. El Chiki chiki es una bomba de relojería, un virus letal. ¿No os basta con ver que los Mojinos o Siniestro Total lo han hecho suyo? ¿Qué más pruebas quereis?

Aquí se están encadenando a un carro inevitablemente perdedor personas de alguna valía. Creo que sería una lástima que la capacidad política de Paco Camps, Maria Dolores de Cospedal, del propio Javier Arenas, con todas sus peculiaridades, terminara vinculada a la suerte de este dirigente inepto, de este antropófago político, de este hombre inconsciente de cuál es su propia dimensión, que se aferra al cargo como un tiranuelo a costa de lo que sea. Creo que en el Partido Popular lo de ayer debe suponer que una serie de personas crucen el Rubicón. Ha llegado el momento de la sublevación contra un estado de cosas.

Pedro J. Ramírez, en la COPE, opinando amablemente de Rajoy.

  • ¿Por qué me da la sensación que Mariano, sin apoyos mediáticos ni del llamado “nucleo duro”, tiene la guerra perdida?
  • ¿Por qué me da que nos reiremos mucho dentro de un tiempo cuando recordemos la concentración frente a la sede del PP del pasado jueves, (vía Manifestodromo)?
  • ¿Cómo se les va dejar de retener los 200 euros del mes de junio a aquellos asalariados que en ese mes se les iba a retener menos de esa cantidad?
  • ¿Por qué hay tanta gente que no entiende para lo que ha ido Rodolfo Chikilicuatre a Serbia?
  • ¿Cómo se pasa de director de informativos de la cadena pública de televisión a imitador de Tom Jones o a participar en una tertulia sobre Eurovisión?
  • ¿Por qué, Steven? ¿Qué necesidad había?

Adultos con responsabilidades paternales, jóvenes estudiantes que prescindan de la noche picoparda, ancianas que renieguen de Rocío Madrid y Carlos Lozano. Esta noche suéltense la melena y disfruten del esperpento nacional. Dos noches tuvo España que hicieron clamar a la gente: En una ganó Zapatero y en otra ganó Buenafuente.

Y el ganador de esta noche es: Telepizza

Una amable chica me suelta un ejemplar gratuíto de ADN mientras me zumbo la tostada. Veo un gordo iracundo, detenido, luciendo un polo del cocodrilo que le cae como mil pares de ostias. La noticia se supone que es la detención del “Thierry”, actual jefe de ETA, que ha encontrado el ocaso en Burdeos, como Goya. Sin embargo todo el mundo se fija en la muñeca pixelada del tipo. Surgen apuestas a pares. ¿Se trata de ocultar la marca de las esposas, para que ETA no conozca los secretos de la policía francesa? ¿Será una censura del buen gusto, ante tan grotesco espectáculo de manita hinchada de cerdo hecha puré por el metal?

A lo largo del día varios foros de curiosos (la prensa no había tenido la osadía de aclararlo) han indagado el origen de dicho pixelado. Al parecer la legislación francesa prohíbe a cualquier medio difundir las imágenes de un detenido con esposas antes de ser juzgado. El País lo aclara en un artículo bien entrada la tarde.

Página siguiente »