“De tanto jugar al ordenador te vas a quedar ciego o “Ese tipo de juegos son mareantes, yo paso que es malo para la vista”. A todos los que nos atrae la parte lúdica de la informática nos han “regalado” alguna de las expresiones anteriores en uno u otro momento.

Y ahora llegan unos listos con gafas y nos quieren demostrar lo contrario:

“Los videojuegos de acción modifican la manera en la que nuestros cerebros procesan la información visual” asegura Daphne Bavelier, profesora de la Universidad. “Llevan al sistema visual humano hasta el límite, y el cerebro se adapta a ello. Ese aprendizaje se traslada luego a otras actividades, y posiblemente a la vida diaria”, añade.

Viene en El Pais de ayer, y creo que es una prueba más de que las nuevas tecnologías pueden ayudarnos a desarrollar un potencial que probablemente aún ignoremos.

Me veo a Miss Teschmacher poniendo a su pequeño vástago a jugar una partidita de Doom todas las tardes, tras acabar los deberes. 🙂